lunes, 8 de junio de 2015

DESCARTES: LAS REGLAS DEL MÉTODO

¡Buenas tardes! En la entrada de hoy, os vengo a hablar sobre Descartes, el padre de la filosofía Moderna. Descartes es un autor muy amplio, pero yo me voy a centrar en las reglas del método, una parte de su problema del conocimiento.


Antes de nada, voy a hacer una pequeña introducción:
Como ya he dicho anteriormente, Descartes es considerado el padre de la Filosofía Moderna al situar al sujeto en en centro de la reflexión filosófica. Además, Descartes es el autor principal del racionalismo, corriente que se caracteriza por tener una confianza absoluta en la razón humana. Los racionalistas creían que el origen, la fuente y los límites del conocimiento están en la razón.
Descartes vivió en una época en la que la Filosofía se estaba desmoronando. Cuando acabó de estudiar, se dio cuenta de que la Filosofía era un edificio falto de unidad e inservible, por lo que hacía falta construir uno completamente nuevo. El proyecto cartesiano consistió en unificar todas las ciencias en una sola. Para esto, Descartes creyó necesario un método, es decir, una determinación rigurosa de las reglas universales a las cuales debe ajustarse todo razonar.

Aquí se nos presentan las reglas del método cartesiano


PROBLEMA DEL CONOCIMIENTO: LAS REGLAS DEL MÉTODO

En una época de cambios, en la que las certezas más inamovibles habían sido desmoronadas por la Revolución Científica, Descartes se dio cuenta de que las ciencias estaban siendo capaces de aportar nuevos conocimientos y la Filosofía no, por esto decidió hacer de la Filosofía una ciencia estricta a imitación de las Matemáticas, utilizando un método riguroso y preciso como el que poseía la ciencia.
La necesidad del método estaba también implicada en la emancipación de la razón (esta debía ser capaz de fijar sus propios límites, de dictar las reglas que le permitieran distinguir la verdad del error y de indicar los procedimientos que le facilitaran descubrir nuevas verdades).


1. Regla de la evidencia

'No aceptar como verdadera cosa alguna que no sea evidente, aceptar solo aquello que se presente tan clara y distintamente que no haya ocasión de ponerlo en duda.'

El sentido de esta regla es el de doblegar la razón a lo evidente. Pero, ¿qué es evidente? Evidente es todo aquello que para ser conocido no requiere más que una simple intuición. Una idea es evidente cuando es clara (no contiene nada de otras ideas y se diferencia de ellas) y distinta (en ella se distinguen cada una de sus partes).


2. Regla del análisis

'Consiste en dividir las cuestiones que se han de examinar, en el mayor número de partes posibles y necesarias para su mejor solución.'

Al descomponer un problema, se reduce lo indeterminado a unos cuantos elementos determinados, que pueden ser intuidos mediante la evidencia.


3. Regla de la síntesis

'Conducir ordenadamente mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ir ascendiendo poco a poco, gradualmente, hasta el conocimiento de los más complejos.'

Así, iríamos de lo absoluto a lo relativo, de lo independiente a lo dependiente. Absoluta es toda idea clara y distinta, toda noción simple, que no es deducida de ninguna anterior ni se puede descomponer en otras. Relativas son aquellas ideas que derivan de las absolutas. Estas nociones absolutas son las famosas naturalezas simples de las que hablará Descartes.


4. Regla de la comprobación

Esta es la última regla y consiste en revisar el proceso con la finalidad de estar seguros de que no hemos olvidado nada en los procesos de análisis y síntesis.


*Aquí os dejo una imagen en la que se resume lo anterior


Bueno, y hasta aquí la entrada de hoy, espero que os haya gustado.
¡Nos leemos!

-Inés

No hay comentarios:

Publicar un comentario